¿Querés moverte hacia lo que te importa y mejorar tu calidad de vida, pero no sabés cómo lidiar con pensamientos, emociones y sensaciones desagradables que te abruman y te traban?

¿Necesitas habilidades para afrontar situaciones difíciles y no sabes cómo adquirirlas?

Para vos, que querés “vivir” en vez de “sobrevivir”, que estás cansado de luchar con/ huir de emociones y pensamientos difíciles …

A lo largo de los últimos años, he tratado a muchos consultantes, y he escuchado una y otra vez los mismos problemas:

  • Quiero hacer cosas importantes para mi, lograr mis objetivos, pero mi motivación va y viene, y abandono cuando siento ansiedad, tristeza, frustración o enojo”.

 

  • Quiero salir adelante, sentirme mejor, pero mis pensamientos me tiran abajo, tengo la autoestima por el piso, no creo que sea capaz de lograr nada, así que ya ni lo intento.

 

  • Quiero tomar control de mi cuerpo y de mi mente, comunicarme mejor, aprender a sobrellevar y afrontar situaciones difíciles de una manera más efectiva, pero no sé por dónde empezar, qué tengo que hacer

 

  • También está este clásico: Intenté terapia antes, pero fueron años de tratamiento sin que me dieran herramientas concretas, terminábamos hablando de la semana sin lograr cambios”.


Estos son algunos ejemplos, porque los problemas son variados. Sin embargo, lo que todos tienen en común, es que implican alguna dificultad para lidiar con pensamientos/ emociones/ sensaciones desagradables, o falta de habilidades para hacer frente a la adversidad, haciendo lo que parece funcionar a corto plazo, pero afectando lo que uno realmente quiere a largo plazo para sí mismo. En los casos en que ya se intentó un tratamiento, no funcionó …

CONOZCO ESTOS PROBLEMAS PORQUE YO TAMPOCO SABÍA LIDIAR CON PENSAMIENTOS Y EMOCIONES DIFÍCILES
Y TERMINÉ EN UN TRATAMIENTO POR 6 AÑOS, QUE NO ME DIO RESULTADOS NI HERRAMIENTAS CONCRETAS.

¡Hola! Soy Rocío, fundadora de Psicopsimple.

En el 2011, tuve que afrontar una circunstancia muy adversa: básicamente “me empujaron” a salir del closet cuando yo todavía no tenía descifradas las cosas, y eso trajo severas consecuencias y castigos en mi casa, como la prohibición de ver amigos, o de ir al gimnasio, y terminé con un cuadro depresivo. Sentía que sobrevivía pero que no vivía. Hacía las cosas por obligación, corría dentro de una rueda de hámster que no me llevaba a ningún lado. Dejé de ver amigas, para evitar la vergüenza y el miedo a que me juzguen (lo cual al final me hacía sentir más sola). Me encontraba cansada todo el tiempo, bajoneada, y no disfrutaba de las cosas que antes solía disfrutar. Incluso empecé a autolesionarme … ese dolor que yo podría “controlar” me distraía temporalmente de las emociones difíciles que experimentaba, me funcionaba en el corto plazo para sentirme un poquito menos mal en el momento.

Eventualmente arranqué una terapia que no sirvió para nada más que desahogarme, pues no había un plan de tratamiento ni me dieron herramientas concretas. Poner toda mi atención en la única cosa que sabía que era importante para mí (la facultad), y que por suerte, las circunstancias que le dieron origen a mi depresión, hayan cambiado (en casa empezaron a aceptarme), hicieron en su conjunto que el cuadro remitiera

En el transcurso de esos años en que cursé la licenciatura en Psicología, noté que no nos entrenaban de forma apropiadaLos programas casi no tenían artículos científicos, y los textos que leíamos eran predominantemente psicoanalíticos (una corriente en psicología que no ha seguido el método científico para producir conocimiento). Cuando me recibí, empecé a atender consultantes en un lugar que prestaba servicio a obras sociales, y noté que allí tampoco formaban o acompañaban a los terapeutas a que dieran un mejor servicio …

Cuando ví esto:

  • No podía creer que la experiencia de terapia que tuve, era más la regla que la excepción. No evaluar ni comprender bien la problemática, ni dar herramientas concretas, se traduce en alargar el malestar y el sufrimiento de quien consulta innecesariamente.
  • Automáticamente me obsesioné con entender mejor los problemas psicológicos y cómo tratarlos. Me parecía importante acortar ese sufrimiento y ayudar a las personas.

Ahí empezó el proceso: Hice un posgrado en terapia cognitivo conductual, un máster en análisis funcional del comportamiento, varios cursos, leí muchos libros y artículos científicos. Traté a muchas personas, midiendo su progreso y chequeando con frecuencia que nos movíamos hacia el objetivo terapéutico pactado.

Finalmente, logré encontrar la clave para resolver el problema, y a lo largo del tiempo fui dando muchas altas. Dar el alta, significa:

  • que personas que “sobrevivían” en piloto automático, lograban empezar a vivir;
  • que personas que estaban aprisionadas en la “zona de confort” (nada cómoda por cierto), podían salir de ahí para moverse en la dirección de lo que realmente era valioso para ellos;
  • que personas que estaban abrumadas, cansadas y perdidas, podrían empezar a ser quienes querían ser.

Ver esos resultados, y sobre todo pensar en cómo esas personas pasaron de estar trabadas en algo (temerosos de avanzar, demasiado deprimidos o sin las habilidades para intentarlo) a alcanzar lo que querían, y a tener desde allí un impacto positivo en su entorno, fue lo que me inspiró a ordenar mi experiencia en un proceso que le permitiera a otras personas lograr lo mismo.

Y así es como nació …

El tratamiento para personas que se enredan con sus pensamientos

y se sienten gobernados por sus emociones:

aprende habilidades y mejora tu calidad de vida, en menos tiempo.

Etapa 1 – Definición tu problema y de sus implicancias

No se puede resolver algo que es difuso. Definir con precisión el problema, los pensamientos, emociones y conductas asociados a él, así como el impacto que esto tiene en tu calidad de vida, nos permitirá saber con exactitud en dónde estás parado y cuál es el punto desde el que partimos.

Etapa 2 – Exploración las soluciones que has intentado

La fórmula de 5 pasos para “ver con nuevos ojos” tus intentos de solución previos, aprender de ellos, y motivarte a hacer algo diferente.

Etapa 3 – Definición los objetivos

Vamos a clarificar la dirección en la que querés moverte para saber hacia dónde ir, y a establecer objetivos SMART (específicos, significativos, adaptativos, realistas y enmarcados temporalmente) alineados a ese curso. Este foco te permitirá concentrar tus esfuerzos para un proceso más eficiente.

Etapa 4 – Diseño del tratamiento

En función de la comprensión de los mecanismos que sostienen tu problemática, se diseñará un plan de trabajo personalizado con el fin de entrenarte en las habilidades que necesitás desarrollar para “desandar” esos procesos que te generan sufrimiento, afectan tu calidad de vida y dañan tus relaciones.

Etapa 5 – Definición de medidas de progreso

Lo que no se mide, no se puede mejorar. Usaremos tests psicométricos existentes o mediciones cuantitativas de tu conducta para tener feedback constante que nos permitirá ajustar el curso.

Etapa 6 – Incorporación de habilidades

  • Avanzaremos a lo largo del plan de tratamiento personalizado previamente definido, y aprenderás HERRAMIENTAS CONCRETAS para vincularte de una manera más sana y funcional con tus pensamientos y emociones, así como también para comportarte diferente, modificando (en la medida en que sea posible) las situaciones difíciles que tenés que afrontar.
  • Diseñaremos actividades entre sesiones para ensayar y fortalecer tus habilidades.
  • Identificaremos obstáculos y haremos ajustes.
  • Te acercarás cada vez más a los objetivos que definimos en la etapa 3.

Etapa 7 – Plan de prevención de recaídas

  • Confeccionaremos la Caja de Herramientas trabajadas a lo largo del tratamiento, para que las tengas siempre disponibles y presentes, sabiendo con precisión para qué sirven, cómo y cuándo se usan.
  • Anticiparemos situaciones difíciles futuras que podrían gatillar tus viejos modos de responder, y estableceremos qué hacer para afrontarlas de forma habilidosa con tus nuevas herramientas.

Estos pasos permiten ahorrar tiempo y lograr cambios significativos en 9 meses o menos (en promedio).

Como en el caso de Eric, quien venía de hacer otra terapia varias veces y en 5 meses obtuvo los resultados que buscaba (ligado a mejorar el vínculo con personas queridas).

O el caso de Belén, que nunca había hecho terapia antes pero tenía varios problemas (ligados a su perfeccionismo) y cuyo tratamiento duró 7 meses.

¿Cuál es el valor de realizar el tratamiento?

Ser parte de ARPEC marca un antes y un después en la vida de nuestros consultantes:

En primer lugar, porque una vez que termina el proceso, se sienten mejor, logran los cambios que buscaban y afrontan de forma más habilidosa las situaciones adversas. Si pensamos solo en dinero, la inversión en el tratamiento tiene un rendimiento del 400%. Es decir, por cada AR$ 1.000 que invertís, obtenés retornos por AR$ 4.000  en salud y productividad laboral (1). Eso significa que si el proceso terapéutico tomara un promedio de 30 sesiones, tu retorno de la inversión equivaldrá a AR$ 1.800.000.

En segundo lugar, el tratamiento genera un impacto que va mucho más allá del trabajo en las sesiones. Gracias a esto, nuestros consultantes disfrutan de una mejora en su calidad de vida, de un mejor funcionamiento social, y de una extensión en su expectativa de vida de 10-20 años en trastornos mentales graves (2). Si tomáramos solo la mitad del promedio de ese rango para ser modestos, la expectativa de vida se extiende 7,5 años. Si, nuevamente pensamos solo en dinero, cobrar solo la jubilación mínima de Argentina (AR$ 134.446) por 7,5 años más, equivale a obtener AR$ 12.100.140.

Si sumamos estas cosas, eso quiere decir que al acceder a oferta, accedes a las herramientas necesarias para generar más de AR$ 13.900.140 en cambios, resultados y mejoras en tu calidad de vida, abonando solamente AR$ 15.000 por sesión, ¡y todo esto sin pensar en cosas que son aún más valiosas pero imposibles de ponerles un número, como que puedas compartir tiempo de calidad con quienes más amás, que puedas estar plenamente conectado y presente en los momentos que te importan, que puedas perseverar y aumentar tus chances de prosperar en proyectos que hoy abandonas

Accediendo a ARPEC hoy, recibirás todo lo que necesitas para pasar de estar gobernado por “la falta de ganas”, los impulsos, el enredo con los pensamientos y emociones a aprender herramientas y habilidades para lidiar con ellos de una manera más útil, y así tener claridad sobre lo que querés, sentirte en control de tu conducta y vida, y elegir cómo querés comportarte frente a la adversidad.

Por AR$ 15.000* por sesión accedes a…

  • Sesiones virtuales semanales de 45 minutos con tu terapeuta.
  • Archivos digitales de apoyo para las actividades realizadas en y entre las sesiones.
  • Mediciones periódicas de tu progreso.
  • Caja de herramientas aprendidas a lo largo del tratamiento.
  • Plan de prevención de recaídas.

 

(*El honorario se actualiza por inflación bimestralmente, los meses pares)

Importante

Para preservar el nivel de atención a cada consultante, la agenda de los terapeutas de la red es limitada. SOLO SE ADMITEN 20 NUEVOS CONSULTANTES POR MES (distribuidos entre las agendas de todos los terapeutas). Completados esos cupos, se abre una lista de espera hasta el próximo mes.

Y la mejor parte es que puedes acceder a este tratamiento, cubierto por nuestra GARANTÍA “compromiso desde el primer encuentro”.

Si al momento en que finaliza la primera sesión sentís que esto no es lo que esperabas o que no vas a disfrutar de que trabajemos juntos, lo decís y se te devuelve tu dinero. Simplemente tendrás que llenar un formulario para que se procese tu devolución.

Con este programa podrás incorporar habilidades para conseguir cambios, incluso si tu problemática lleva años irresuelta, o si sentís escepticismo sobre este modelo

Como Javier, que se encontraba escéptico sobre la propuesta de tratamiento pero pronto notó resultados favorables en su problemática de desorganización y procrastinación.

O como Julia, quien llegó con una problemática ligada a la alimentación que durante mucho tiempo no supo cómo resolver, que ningún profesional comprendió, y que consiguió cambiar su estilo de vida para sostener pautas de alimentación regular, logrando resultados que nunca había alcanzado antes.

Además, junto con este tratamiento  también obtienes 2 bonos, que te permitirán incorporar aún más herramientas para conseguir cambios y mejorar tu calidad de vida, incluso si sos desorganizado.

Bono #1: Taller de hábitos

  • Acceso durante todo el tiempo que dure tu tratamiento al Taller de Hábitos. Consiste en una clase intensiva asincrónica sobre hábitos, la ciencia conductual detrás de ellos y las claves para su diseño estratégico y sostenimiento.
  • Además, podrás descargar el plan de implementación de hábitos, completarlo con lo aprendido, y tener soporte en el foro del campus de mi parte para responder tus preguntas.
  • Adicionalmente, podrás recibir soporte de parte de tu terapeuta (quien ya fue entrenado en el modelo) a lo largo de tu tratamiento en caso de que necesites ayuda.

Valor real: AR$ 82.200

Gratis sumándote a ARPEC –

Bono #2: Propulsor del cambio

  • Guía para facilitar revisiones, ajustes y potenciar aprendizajes entre las sesiones, que te ayudará a mantener el foco y acelerar el progreso hacia tus objetivos, acortando la duración del tratamiento en al menos 1,5 meses.

Valor Real: AR$ 90.000

Gratis sumándote a ARPEC –

También te acompañamos para que tu experiencia sea la mejor posible.

Como parte de ARPEC, tenés acceso directo al SOPORTE por parte de tu terapeuta durante el tratamiento.

ESO SIGNIFICA QUE:

  • Desde la primera sesión hasta la finalización del tratamiento, si te encontrás realmente muy desbordado, angustiado, y experimentas muchas fificultades para aplicar tus habilidades en una situación que no puede esperar, podés escribir por WhatsaApp a tu terapeuta, quien te responderá lo más pronto posible.

 

  • En el resto de las situaciones que no impliquen urgencia, recibirás el soporte del terapeuta durante el desarrollo de las sesiones mismas

Con estas herramientas podrás….

Mejorar tu capacidad de afrontar problemas, combatiendo la “parálisis por análisis”, acompañado a tomar decisiones largamente postergadas, cuya procrastinación afectan tu calidad de vida en diversas áreas (como el trabajo o las relaciones familiares), como fue el caso de Diego:

Vivir una vida valiosa, recuperar áreas perdidas, ver las situaciones desde otra óptica y disminuir el sufrimiento, incluso si afrontás problemas que no pueden modificarse, como el caso de Alejandra, quien llegó después de muchos años de luchar contra su acúfeno sin éxito, deteriorando notablemente su calidad de vida:

Gestionar mejor tus pensamientos y emociones, lo que te permitirá a su vez ser más hábil en tus relaciones (es mucho más sencillo ser asertivo cuando ya sabes regular el enojo y podes tomar perspectiva de la situación) y perseverar en situaciones que antes solías abandonar, como fue el caso de Agustín.

Ahorrar montones de dinero malgastado en otras “soluciones” no basadas en la evidencia (ej. terapias interminables que no entregan resultados), así como también ahorrar años de sufrimiento y malestar, como Daiana, que pudo salir adelante después de una depresión de larga data:

Accediendo ARPEC: Aprende a Regular Pensamientos,

Emociones y Conductas, te llevas …

  • Sesiones virtuales semanales de 45 minutos con tu terapeuta. – Valor AR$ 15.000
  • Archivos digitales de apoyo para las actividades realizadas en y entre las sesiones. – Valor AR$ 7.497
  • Mediciones periódicas de tu progreso. – Valor AR$ 7.497
  • Caja de herramientas aprendidas a lo largo del tratamiento.- Valor AR$ 74.147
  • Plan de prevención de recaídas. – AR$ 149.497
  • Taller de hábitos asincrónico, con la correspondiente plantilla para armar tu plan de implementación de hábitos personalizado, soporte en el campus, y soporte de parte de tu terapeuta (quien ya fue entrenado en esta capacitación). – AR$ 82.200
  • Propulsor del cambio. – AR$ 90.000
  • Garantía Compromiso desde el primer encuentro. – AR$ 15.000

VALOR TOTAL: AR$ 433.638

POR: AR$ 15.000* por sesión

(*El honorario se actualiza por inflación bimestralmente, los meses pares)

Importante

Si confirmas el turno con tu terapeuta en 24 hs hábiles desde el momento en que te contacta, ¡Accedes a los bonos sin costo!

Preguntas Frecuentes

Los terapeutas de la red están formados (y continúan su formación) en terapia cognitivo conductual (TCC). La TCC es una familia de terapias basadas en la evidencia, lo cual significa que tiene una base científica.

Existen guías de práctica clínica (también llamadas “guías de tratamientos psicológicos eficaces” o “guías de excelencia”), que son pautas o recomendaciones presentadas de forma sistemática que ayudan al profesional y al consultante en la toma de decisiones sobre el cuidado de la salud y la intervención apropiada para atender circunstancias clínicas específicas. Los objetivos de estas guías son promover el cuidado de alta calidad, y avanzar en la educación sobre los tratamientos más eficaces de entre todos los disponibles. Los terapeutas cognitivo conductuales, nos basamos en tales guías.

Por otro lado, dispones de todos los testimonios de consultantes que ya han realizado un tratamiento siguiendo las etapas descriptas.

Algunos problemas se solucionan en su totalidad, y hay otros en donde el objetivo es disminuir la frecuencia, duración e intensidad de las conductas problemáticas que emitís, incrementando en su lugar conductas que llevan a tu bienestar. Esto lleva inequívocamente a mejorar tu calidad de vida y disminuir el sufrimiento, incluso si estás afrontando una circunstancia adversa que no puede ser cambiada (como se muestra en el testimonio de Alejandra, cuyo tinnitus/ acúfeno no puede ser eliminado, pero sí afrontado de una manera más habilidosa).

Trabajamos con población adulta y hasta tercera edad (entre 18 y 65 años).

Estrés, ansiedad (pánico, ansiedad social, ansiedad por la salud, preocupaciones excesivas, fobias, trastorno obsesivo compulsivo), estado de ánimo deprimido, desmotivación, enredarse mucho con pensamientos (rumiar), baja autoestima, inseguridad, duelos (por fallecimiento, ruptura amorosa o pérdida de proyectos), alimentación emocional, alimentación desorganizada, atracones, procrastinación, desorganización, dificultad para establecer prioridades y sostener hábitos, dificultad para ser constante con objetivos personales, perfeccionismo, dificultad para comunicarse de forma asertiva, conflictos interpersonales, celos problemáticos, adaptación a los cambios o a nuevos contextos, desarrollo personal.

No trabajamos con los casos en que la terapia online está desaconsejada (según el marco normativo para telepsicología), a saber: Agresores sexuales, relaciones violentas o violencia de género, ideación homicida o amenaza de hacer daño a otras personas, trastornos de conducta alimentaria graves, uso problemático de sustancias, trastornos graves y/o que impliquen una pérdida del juicio de realidad (ej. psicosis). Tampoco trabajamos con problemáticas de severa desregulación emocional (ej. Trastorno Límite de Personalidad), ni con población infanto-juvenil. Por último, la terapia online también está desaconsejada para casos con ideación suicida.

¡No te preocupes! Simplemente enviá una respuesta completa al formulario de admisión (lo más detallada posible en el campo “motivo de consulta”) y nos pondremos en contacto con vos para que comiences tratamiento en caso de que trabajemos con tu problemática, o para recomendarte a otros profesionales en caso de que no. Debés saber que esto no siempre es fácilmente determinable sólo por leer la información que completes. Por esa razón, en las primeras sesiones que tengas, el terapeuta realizará una valoración de tus dificultades con el fin de evaluar si el enfoque terapéutico que tenemos es apropiado para tus necesidades, o si será conveniente realizar una derivación.

La duración del tratamiento depende de varios factores, como el tipo de problemática que tenés, la gravedad y cronicidad de tu sintomatología, cuánto estrés estás padeciendo, qué tanta red de apoyo tenés, entre otros. Además, la duración está altamente influenciada por tu compromiso con el espacio terapéutico: asistir a las sesiones semanalmente, conectarte de forma puntual, realizar las tareas de las sesiones, aplicar las habilidades entre las sesiones y completar las medidas de progreso será fundamental para que los tiempos no se estiren.

Finalizada la fase de evaluación, tu terapeuta compartirá con vos el plan de tratamiento con una duración estimada para poder llevarlo a cabo y alcanzar los objetivos que se hayan planteado. Personalmente, los tratamientos que he llevado adelante duran en promedio 9 meses (con altas en el rango de 5 a 14 meses, dependiendo de los factores previamente mencionados).

No puede determinarse hasta finalizada la fase de evaluación si es viable un tratamiento con frecuencia quincenal. A veces la problemática es severa, o data de hace mucho tiempo, o es muy tupida, y en esos casos es muy poco probable lograr entregar algún resultado con sesiones quincenales. En algunas ocasiones (casos de desarrollo personal con muy poca interferencia), es posible un tratamiento con frecuencia quincenal, pero no puede saberse si este es el caso hasta finalizada la fase de evaluación.
La atención semanal permite un trabajo terapéutico continuado, con intercambios más frecuentes que facilitan un aprendizaje y ajuste más inmediato a lo largo del proceso. Esto permite obtener resultados de manera más rápida y efectiva. En cambio la frecuencia quincenal (en los pocos casos en que es posible), extiende al doble el tiempo de tratamiento, dificulta un ritmo adecuado y constante, dificulta el foco, y entorpece el tratamiento. Esto lleva a menos resultados y más demorados en el tiempo.
Entendemos que cada persona tiene sus propias circunstancias y necesidades, pero queremos ofrecerte lo mejor para tu bienestar y para lograr los objetivos terapéuticos. Tener sesiones semanalmente es lo que te permitirá aprovechar al máximo el proceso, por lo que te recomendamos fuertemente asumir que esta será la frecuencia a lo largo de todo el proceso

¡Si! Necesitarás aprender y poner en práctica habilidades para afrontar situaciones de una manera diferente. Así como no se aprende a andar en bicicleta hablando sobre cómo hacerlo sino subiéndose, tampoco se aprende una conducta nueva hablando de ella sino practicándola. Las tareas entre sesiones incluirán actividades de registro (ej. día y horario en que emitiste una “conducta problema”, qué pasó justo antes y justo después), así como también comportarte diferente (ej. cada vez que tengas el impulso de hacer A, realizar B).

Así es. Las actualizaciones se realizan bimestralmente en los meses pares (febrero, abril, junio, agosto, octubre y diciembre) de acuerdo a los últimos índices publicados por INDEC al momento de la comunicación de la actualización.

El tratamiento se abona sesión a sesión, vía transferencia al CBU/CVU del terapeuta. Para el día y hora en que la sesión tiene lugar, debés haberle enviado previamente el comprobante de la transferencia.

Los terapeutas son profesionales independientes, que se suscriben a servicios que Psicopsimple les ofrece para acompañarlos a crecer y mejorar su desempeño como psicólogos clínicos. Para poder pertenecer a la red, atraviesan y superan un estricto proceso de selección diseñado para testear sus competencias. Además, deben cursar y aprobar ciertos entrenamientos y capacitaciones básicas.

¡Sí, podés atenderte! Por la situación económica argentina, el honorario local se fijó en 15.000 ARS por sesión para que los residentes en el país puedan acceder al servicio. El honorario internacional para quienes no residen en Argentina es de 30 USD. Podés abonarlo en USD a alguna billetera virtual que soporte esa moneda (a convenir con el terapeuta, ej. PayPal), o, si tenés una cuenta en pesos abierta en el país, realizar una transferencia bancaria según el tipo de cambio oficial del día de la sesión.

No, los terapeutas de la red sólo atienden de forma particular. Sin embargo, podés averiguar la política de reintegro para presentarles la factura.

No, la atención es exclusivamente virtual.

No. Ver tu rostro, tus gestos, y tu lenguaje corporal, le da al terapeuta información fundamental para poder trabajar. Será necesario que cuentes con un dispositivo desde el cual tener la sesión, a través de alguna aplicación de videollamadas (ej. Zoom o Meet), que habilite al terapeuta a compartir pantalla. Como un prerrequisito de esto, es imperioso que cuentes con una conexión estable a internet y que puedas hacerte de un espacio adecuado para la sesión, para que la misma no se vea interrumpida.

¿Qué tan importante es ganar el control de tu vida?
¿Cuánto vale vivir una vida congruente con tus valores?

Tomate unos segundos para pensar en vos, en tu salud, en tu vida y en el impacto que tenés en otros. Pensá por un momento qué historia querés contar y en qué clase de persona querés ser. Ahora respondé, ¿cuánto vale para vos vivir una vida congruente con tus valores?

Este tratamiento es una vía para que puedas alcanzarlo. Te permitirá aprender herramientas para estar menos gobernado por tus pensamientos, emociones y sensaciones, y para elegir cómo querés comportarte frente a la adversidad, de modo que lo que querés para vos a largo plazo, sea tu verdadera brújula.

Es una inversión en vos, en tu salud, y en tu calidad de vida.
Si querés incorporar las habilidades necesarias para dejar de luchar con tus pensamientos, emociones, sensaciones y viejas conductas problemáticas, y empezar a comportarte de una manera más útil para moverte hacia lo que te importa, accedé ahora:

Los terapeutas de la red te esperan.

Rocío Arcuri

Referencias:

  1. Organización Mundial de la Salud (13 de abril de 2016). La inversión en el tratamiento de la depresión y la ansiedad tiene un rendimiento del 400%. https://www.who.int/es/news-room/detail/13-04-2016-investing-in-treatment-for-depression-and-anxiety-leads-to-fourfold-return
  2. Organización Mundial de la Salud. World mental health report. Transforming mental health for all . Geneva: World Health Organization, 2022. https://www.who.int/publications/i/item/9789240049338